La Dieta Mediterránea, con AOVE, mejora la memoria

La dieta mediterránea no sólo tiene efectos beneficiosos en la salud cardiovascular de las personas que la siguen, sino que también les puede permitir mejorar su memoria y prevenir o retrasar los efectos del deterioro cognitivo asociado al envejecimiento. Sin embargo, estos efectos beneficiosos no llegan a todo el mundo por igual, lo que lleva a plantear cambios en el tipo de intervenciones basadas en recomendaciones dietéticas para adaptarlas a las características de cada persona. Estos son los principales resultados de un estudio publicado en Clinical Nutrition, que recoge Olimerca, que han liderado investigadores del CIBEROBN y del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM-Hospital del Mar). En el trabajo también han participado el Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL), la Universitat Rovira i Virgili, la Universidad de Valencia y la Universidad de Navarra.


El estudio ha seguido durante tres años a un grupo de 487 voluntarios, repartidos casi a partes iguales entre hombres y mujeres y con una edad media de 65 años. Todos eran participantes en el ensayo PREDIMED-PLUS (PREvenciónDIetaMEDiterranea Plus), un estudio multicéntrico en el cual participan 23 centros investigadores del Estado que analiza el efecto de la dieta Mediterránea tradicional con restricción de energía, promoción de actividad física e intervención conductual, en la pérdida de peso y la prevención de la enfermedad cardiovascular.
Mejorar la adherencia a la dieta para mejorar la memoria

Los investigadores analizaron, a través de test neuropsicológicos, el estado cognitivo de los voluntarios al inicio del estudio y al cabo de uno y de tres años. Se estableció su rendimiento en memoria y en otras funciones cognitivas, incluyendo la capacidad de tomar decisiones, razonar, prestar atención, planificar o ignorar ciertos impulsos.

Según estudios anteriores, en un período de tres años, las personas con síndrome metabólico que no siguen ningún tipo de intervención, habrían presentado una disminución de casi 0,40 puntos en su cognición global y de 0,10 puntos en su memoria. Por contra, con las recomendaciones del estudio, registraron mejoras de más de 0,60 puntos en cognición global y de cerca de 0,90 en la memoria. Las unidades de medida de la cognición son estandarizadas para poder comparar test neuropsicológicos que están en diferentes escalas.

En el conjunto de los pacientes, los resultados indican una relación directa entre la adherencia a la dieta Mediterránea y la mejora cognitiva. La adherencia a la dieta Mediterránea hipocalórica se mide con un cuestionario de 17 ítems que explora el consumo de aceite de oliva virgen extra y el número de raciones de verdura y piezas de fruta que se consumen al día, entre otros.

Esta mejora se puede deber, según los investigadores, a la pérdida de peso y al incremento de la actividad física, que también se asocia a una mejora de la calidad de vida. En este sentido, Rafael de la Torre, investigador principal del estudio, apunta que este hecho “es importante, teniendo en cuenta que los cambios cognitivos pueden no ser perceptibles para las personas, pero pueden ser más relevantes si se combinan con mejoras en su calidad de vida”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: